Napo

La cultura Napo se asentó en las riberas del río Napo y sus afluentes. Ocuparon parte de las actuales provincias de Sucumbíos, Orellana, Napo y Pastaza. Debido a que el suelo de la Amazonía se desgasta rápidamente, esta cultura tenía una alta movilidad geográfica, rotando de zona en zona dentro de un vasto territorio. Se dedicaron a la pesca, caza y recolección para el suministro de alimentos, para lo cual usaban herramientas líticas rudimentarias.

El rito funeral era sumamente importante para los Napo. Dejaban a los cadáveres para que insectos y aves de rapiña consuman su carne. Una vez limpios los huesos, estos eran pintados de color rojo y colocados en urnas funerarias para tenerlos cerca o dentro de las viviendas, ya que los antepasados eran parte esencial del tramado social y religioso de esta sociedad. El pintar los huesos de rojo fue una costumbre muy importante en el lenguaje simbólico de los pueblos del Ecuador antiguo, con el propósito de atraer a los espíritus benévolos y que estos traigan la lluvia y la fertilidad.

Mientras que la talla lítica era poco atendida, la alfarería fue sumamente elaborada. Destacó una vasta producción de urnas funerarias, las cuales por lo general tenían forma cuadrangular y cóncava a los lados. Su cerámica era decorada con técnica de excisión y con pintura polícroma en rojo, blanco y negro.