Bahía

La cultura Bahía recibió su nombre del arqueólogo ecuatoriano Francisco Huerta Rendón. Se ubicó en la provincia de Manabí, desde Bahía de Caráquez hasta la Isla de Plata, donde ocupó zonas aptas para la agricultura gracias a la influencia de la corriente de Humboldt. Esta corriente marina marcaba un límite climático-geográfico que también delimitó su frontera con la cultura Jama Coaque.

Su alfarería fue enormemente influenciada por la cultura Chorrera. Para la producción de objetos artísticos, rituales y funcionales utilizaron piedra, hueso, metal y arcilla. En el caso de la alfarería fueron comunes las técnicas de la pintura post cocción y el pastillaje para la elaboración de las piezas.

Se presume que su organización social se basó en una élite dominada por Chamanes e importantes comerciantes. En la Isla de la Plata se ha encontrado restos y vestigios que sugieren que este lugar fue un centro de culto y peregrinación. Sus objetos demuestran un predominante culto al agua, con representaciones de peces, moluscos, anfibios reptiles y, en menor variedad, de aves y mamíferos.